Comunidaddelabiblia.org

Dios prohíbe las imágenes

 Descargar como PDF

Descargar como ePub

¿Prohíbe Dios las imágenes?

 

Respuesta: Antes de responder respecto de la imagen del tabernáculo y de la serpiente de Números 29, aclaramos que nuestro ministerio anuncia las verdades que hemos encontrado en la Biblia, único libro que aceptamos como la palabra de Dios. Valoramos el interés genuino y sincero en este camino de perfeccionamiento espiritual. Leamos Juan 4.23-24 “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. 24Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” (*)

            Respecto a la pregunta, lo que entendemos, es que Jehová (YHWH: cuya traducción más cercana es “El Eterno”, ya que significa: “el que es, el que era, y el que será”) le da instrucciones a Moisés para que construya el tabernáculo. Este tabernáculo jamás podría ser una imagen de adoración: es como si algún templo o iglesia fuesen construidos con ese propósito. Lo que Dios muestra a Moisés son detalles del tabernáculo y los elementos interiores; las instrucciones son precisas y Moisés debe ser muy riguroso en la construcción, pues en ella se manifestaría la gloria del Altísimo. Una vez al año, en el día de expiación solamente, el Sumo Sacerdote entraba en el lugar Santísimo: para primero pedir perdón por sus pecados y luego por los pecados del pueblo. Los querubines mencionados en Éxodo 25.18, con sus alas cubrían la visión del arca de la alianza y nunca fueron motivo de adoración; por lo demás no eran elementos de exposición pública. Hacemos hincapié en que sólo el Sumo Sacerdote una sola vez al año podía entrar en el lugar Santísimo. Dios es muy preciso respecto de las imágenes en Deuteronomio 27.15 dice “Maldito el hombre que hiciere escultura o imagen de fundición, abominación a Jehová, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.”

            El pueblo de Dios frecuentemente lo irritaba tomando las costumbres de las naciones paganas, cometiendo herejías abominables, leamos Jeremías 32.34-35: “Antes pusieron sus abominaciones en la casa en la cual es invocado mi nombre, contaminándola. 35Y edificaron lugares altos a Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloc; lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento que hiciesen esta abominación, para hacer pecar a Judá.” Recuerde que entre gentiles la fornicación no sólo se materializaba con la adoración de imágenes idolátricas, sino también con un promiscuo comportamiento sexual que entre otras consecuencias tenía el inconveniente de llenarlos de bastardos no deseados que nadie quería criar, y el sacrificio humano fue una de las soluciones encontradas por esas sociedades. El equivalente actual para mitigar las consecuencias de la fornicación y el adulterio serían: píldora anti-conceptiva, condón, aborto, pastilla del día después, salas cuna, jardín infantil, orfanatos, etc. Y todo esto para no cumplir con los deberes maternales (1 Timoteo 2. 15, RVR 1990), que los “progresistas”, “renovados”, quieren erradicar de nuestra actual sociedad; estas verdaderas bestias de la “religión atea marxista” se oponen a todo lo que es de Jesús de Nazaret.

            Las naciones idólatras (politeístas) han recurrido sistemáticamente a la utilización de distintos elementos o imágenes para reforzar su religiosidad, como por ejemplo la reina del cielo, el dios de la belleza, el dios del mar, dioses del clima, la luna, etc. y el principal dios de adoración pagano: el sol. Con la idea de fortalecer su debilidad se encendían velas para reforzar su luminosidad; este dios tenía una semana completa de adoración en el solsticio de invierno en el hemisferio norte, comenzando alrededor del 21 de diciembre. En una ocasión, mientras Pablo esperaba en Atenas que Silas y Timoteo viniesen a él, su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la idolatría (Hec 17.16) ¿Piensa usted que Pablo sentiría en forma distinta al ver algunos templos que se dicen cristianos, con imágenes, que en algunos casos, son réplicas de las mismas de Atenas, sólo que con nombres distintos?, ¿Creé usted que el apóstol Pablo aprobaría el usar como símbolo de la cristiandad el arma con que fue ejecutado nuestro Señor: la cruz?. Los apóstoles se esforzaron enormemente por terminar con la idolatría, lea Hechos 14.11-15 “Entonces la gente, visto lo que Pablo había hecho, alzó la voz, diciendo en lengua licaónica: Dioses bajo la semejanza de hombres han descendido a nosotros [] 14Cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas, y se lanzaron entre la multitud, dando voces 15y diciendo: Varones, ¿por qué hacéis esto? Nosotros también somos hombres semejantes a vosotros, que os anunciamos que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay.”

            Lo que hay detrás de la utilización de imágenes es un tremendo negocio, recuerde que “la raíz de todos los males es el amor al dinero.” (1 Tim 6.10). En Hec 19.23-27 leemos: “Hubo por aquel tiempo un disturbio no pequeño acerca del Camino. 24Porque un platero llamado Demetrio, que hacía de plata templecillos de Diana, daba no poca ganancia a los artífices;[]: Varones, sabéis que de este oficio obtenemos nuestra riqueza; 26pero veis y oís que este Pablo, no solamente en Éfeso, sino en casi toda Asia, ha apartado a muchas gentes con persuasión, diciendo que no son dioses los que se hacen con las manos. 27Y no solamente hay peligro de que este nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien venera toda Asia, y el mundo entero.” ¿Pero qué pide el Señor? “Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego; 16para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, 17figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, 18figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra. 19No sea que alces tus ojos al  cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército  del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos” (Deuteronomio 4.15-19). Una denominación no puede ir en contra de la Biblia; por ejemplo hay religiones que guardan el día sábado para el Señor: el cuarto mandamiento en importancia (¡Que es lo correcto!), sin embargo utilizan abundantemente imágenes paganas violando el segundo mandamiento en importancia. Otras religiones prohíben a algunos de sus miembros casarse, pero leamos 1 Tim 4.1-3 “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; 2por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, 3prohibirán casarse [] ¿Será una de las  razones por la que existen tantos degenerados en estos cultos: pedófilos, homosexuales, etc.?

            Respecto de la segunda pregunta, el caso de la serpiente de Números 29, considerar que en el pueblo de Dios siempre existen contumaces que de distintas maneras desafían al Eterno. Aquí Israel habló contra el Señor y Él envió serpientes ardientes que los mordiesen y muchos del pueblo murieron y seguían muriendo. Como solía ocurrir, estos necios israelitas recurrieron a Moisés para que intercediese por el pecado por ellos cometido. Moisés oró por el pueblo a Jehová y El Eterno le da esta instrucción específica, leamos Números 21.8-9 “[…]Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. 9Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía.” A partir de un hecho particular no es bueno generalizar. En este caso, lo primero que hay que entender es que el Señor es quien da un mandamiento específico a Moisés, el objeto que se utilizó fue una imagen del instrumento ocupado por Dios para castigarlos por ese pecado, una serpiente que pudiesen mirar. Nehustán: en hebreo, pedazo de bronce. Fue un término de desprecio dado a la serpiente de bronce que hizo Moisés (como se traduce en la LXX y en la RV). La idolatría es razón por la que Dios prohíbe las imágenes. Ahora leamos 2° Reyes 18.1-7 “[…] Ezequías, hijo de Ahaz, rey de Judá, comenzó a reinar […] 3Los hechos de Ezequías fueron rectos a los ojos del Señor, como todos los de su antepasado David. 4Él fue quien quitó los santuarios paganos, hizo pedazos las piedras sagradas, rompió las representaciones de Asera y destrozó la serpiente de bronce que Moisés había hecho y a la que hasta entonces los israelitas quemaban incienso y llamaban Nehustán. 5Ezequías puso su confianza en el Señor, […] Entre todos los reyes de Judá que hubo antes o después de él, no hubo ninguno como él. 6Permaneció fiel al Señor y nunca se apartó de él, sino que cumplió los mandamientos que el Señor había ordenado a Moisés. 7Por eso el Señor le favorecía y le hacía tener éxito en todo lo que emprendía.” (Biblia VPEE)

            Esperamos haber contribuido a su enriquecimiento espiritual, les recordamos Éxodo 20.4-6 “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.” (RVR60), por esta razón invitamos a que se deshagan de todas las imágenes paganas que posean, esas imágenes que para algún débil en la fe pudiesen hacer pensar que Dios puede ser representado en alguna imagen. Advertimos que la bestia ocupara una imagen que hará matar a los que no la adoren (Apocalipsis 13.11-18)         

            Deseamos haber respondido las preguntas y haber sido de bendición con nuestra respuesta. Ante cualquier duda o comentario, estamos a su disposición para compartir nuestros estudios. También pedimos que si alguno de los lectores tiene algo que pueda compartir con nosotros, nos lo haga llegar, ya que esta es la manera en que la Comunidad de la Biblia se enriquece, entendiendo que Dios revela la verdad a través del Espíritu Santo con los que lo adoran en espíritu y en verdad.

            Estimados, estamos en los últimos momentos antes del retorno de nuestro Señor, la advertencia para este tiempo de parte del Señor Jesús de Nazaret es categórica: “[…] Mirad que nadie os engañe. 5Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.” (Mateo 24.4-5) Estos tiempos son muy difíciles, leamos 2 Tim 3.1-5 “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.” Tenga presente Santiago 1.27: “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.” Por su bien, analice si su religión obedece La Biblia; tenga mucho cuidado: el propósito de la iglesia es guiar a los hombres en el cumplimiento de la palabra de Dios: si su denominación cambia la palabra de Dios, entonces le aconsejamos cambie de denominación.

            Aclaramos que nuestro ministerio tiene como propósito llevar la luz de la palabra a quien quiera ser iluminado por ella, y entendemos que nosotros sólo somos meros instrumentos por lo que no tomamos partido por ninguna doctrina, denominación, iglesia, filosofía o sabiduría humana. La Comunidad de la Biblia asume que el entendimiento lo da únicamente nuestro Dios y Señor Jesucristo de Nazaret y esto a través de su Santo Espíritu: si alguno no tiene el Espíritu Santo simplemente no es de Él (Romanos 8.9).  Como la ley es espiritual, sólo la pueden entender y obedecer por amor y con gozo los santos de Dios (2 Juan 1.6) (Apocalipsis 14.12)

            Con todo esto, si alguno quiere ser contencioso, nosotros – La Comunidad de La Biblia- no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios. (1 Corintios 11.16)

Muchas bendiciones.

(*)RVR60: salvo indicación contraria, todas las referencias bíblicas serán tomadas de la traducción Reina-Valera 1960.

 Descargar como PDF

Descargar como ePub