Comunidaddelabiblia.org

Jesús

Descargar en PDF

Descargar en e-pub

J E S Ú S ([1])

 

¡NO HAY OTRO NOMBRE BAJO EL CIELO, DADO A LOS HOMBRES, EN QUE PODAMOS SER SALVOS!

 

INTRODUCCIÓN

 

Es realmente increíble que existiendo miles de denominaciones cristianas no se conozca la magnificencia del Señor. Es verdaderamente desconcertante que en una sociedad que se proclama cristiana, aún no se conozca quién es verdaderamente Jesús de Nazaret. Estas palabras pretenden traer claridad a su vida y de paso anunciar las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a Su Luz admirable, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la Tierra, y debajo de la tierra; Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre (1Pedro 2:9 / 1Timoteo 2:5)

En este estudio, salvo indicación oportuna, se usará principalmente la versión de la Biblia Reina-Valera revisión 1960. Se ha escogido esta versión histórica, por su reconocida fidelidad en la traducción de los textos originales al castellano. Una recomendación fundamental: cada vez que desee aprender de la palabra de Dios, primero en oración (conversación) con sus propias palabras y en el nombre de Cristo suplique al Padre que le abra el entendimiento, que le dé sabiduría, inteligencia y un limpio corazón. Se advierte que sólo los que se humillen ante Dios y apliquen su corazón a entender, serán oídos. Tome muy en serio las palabras del Apóstol Pablo: “Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: Él prende a los sabios en la astucia de ellos (1 Corintios 3:18-19)” Lo que acaba de leer no es una propuesta, no es un consejo ¡Es un mandamiento!

Como todo buen cristiano, proceda como lo hicieron los discípulos de Berea, leamos Hechos 17:11 “Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”. Siguiendo este ejemplo, usted deberá verificar en su Biblia los versículos citados y su contexto; Si puede hacer comparaciones con otras versiones bíblicas, tanto mejor. Esto es recomendable debido a que en las traducciones pueden ocurrir distorsiones, producto de que algunas versiones son traducidas del hebreo al inglés y posteriormente al castellano, lo que indudablemente puede provocar imprecisiones. Otra razón no menor como fuente de error, es el hecho de que cada traductor puede tener una inclinación religiosa y ante una determinada situación puede ser influenciado y optar por una palabra inadecuada. Por último, existen versiones que incluyen sin advertencia y entre los libros verdaderos, libros apócrifos, es decir que no son reconocidos como auténticos, no provienen de una fuente confiable; como ejemplo: los libros 1 y 2 de Macabeos, Daniel 13:1 en adelante, Judit, Ester 10:4 en adelante, Tobías, Baruc, Sabiduría, Sirácides. Dos versiones muy conocidas que incluyen libros apócrifos son: La Biblia de Jerusalén y La Biblia Latinoamericana.

El Señor está a la puerta para establecer Su Reino en la Tierra; Ahora es el momento de entrar en Su reposo, entregue su vida al Señor Jesús y Él lo hará descansar (Mateo 11: 27-30) “22Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; 23pero nosotros predicamos a Cristo crucificado (muerto y resucitado), para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles([2]) locura; 24mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. 25Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. 26Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29a fin de que nadie se jacte en su presencia. 30Mas por Él (Dios mismo) estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 31para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.” (1 Corintios 1:22-31)

“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mateo 7:13-14)

CAPÍTULO I

¿QUIÉN ES JESÚS?

 

Ante la pregunta ¿Quién es Jesús? seguramente encontraríamos variadas respuestas entre las personas consultadas; muchas de estas respuestas ni siquiera serían plenamente entendidas por los propios entrevistados. Gracias a Dios hoy tenemos las respuestas por escrito de hombres presentes en los días del Señor. Pasemos a Juan 1:1-4 “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2Este era en el principio con Dios. 3Todas las cosas por él fueron hechas (por el Verbo), y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.”

Estimado lector, para poder seguir la explicación del Apóstol Juan debemos ir al principio, es decir, al Génesis de la historia humana. Leamos Génesis 1:1 “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” Aquí por la Palabra de Dios es creado el universo instantáneamente, con una apariencia de edad mayor que la real, y la situación en que se encuentra la Tierra es caótica v.2 “Y la tierra estaba desordenada (sin forma) y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”. En este punto Dios comienza a ordenar La Tierra más menos como la conocemos en la actualidad.

Sigamos adelante con la secuencia bíblica de la creación:

Génesis 1

Versículo         Día      Creación       [Importante: No olvide leer en su Biblia los versículos de referencia.]

 

3-5                1°        luz (como la conocemos)

6-8                2°        atmósfera

9-10               3°        superficie seca y mares

11-13                          vegetación

14-19              4°        lumbreras y estrellas (sol, luna y estrellas)

20-23              5°        grandes monstruos marinos, todos los seres vivientes que rebosan las aguas, y las aves

24-25              6°        ganado, reptiles y animales de tierra.

26-28                          hombre, creado por Dios a Su imagen. Es creado con apariencia de adulto ¡Ni de bebé, ni de niño!

 

Génesis 2

Versículo         Día      Creación       [Importante: No olvide leer en su Biblia los versículos de referencia.]

2-3                     7°        Dios termina toda la obra, bendice al 7° día, lo santifica y reposa de toda la obra que había hecho.

4            “Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos.”

 

Lo que termina de leer, fue realizado el día que Jehová Dios hizo la Tierra y los cielos.

Hasta ese momento Dios había creado todo lo que hoy conocemos, pero no todo lo creado estaba en la Tierra; las plantas hoy conocidas y el hombre no habían sido colocados en nuestro planeta, pues las plantas que sirven de alimento al cuerpo humano necesitan de sol y de lluvia, y en ese entonces solamente subía vapor de la superficie, pues Dios no había hecho llover. Obviamente el hombre sin alimento no podía encargarse de labrar la tierra, por lo cual el ser humano tampoco estaba físicamente en el mundo, tal como lo explican los versículos 5 y 6 del Génesis 2: 5y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, 6sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra.”

Cuando Dios decide colocar al hombre en nuestro planeta, lo forma del polvo de La Tierra ya creada y en un lugar distinto al Paraíso. Posteriormente planta un huerto en la tierra de Edén y para labrarlo coloca al hombre creado previamente; esto lo leemos en los versículos siguientes del Génesis 2: 7-9“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. 8Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. 9Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.”

A continuación Jehová Dios establece los beneficios y los primeros mandamientos: “15Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; Porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

En los versículos 18 al 25, Jehová Dios trae a los animales para que ayuden al hombre, pero Dios considera que esta ayuda no es suficiente, por lo que decide traer ayuda idónea para el hombre; Forma a una “mujer” (No una recién nacida, ni una niña) y se la trae a Adán para que lo ayude. Aquí Jehová Dios establece el matrimonio, poniendo al hombre a la cabeza de éste, y les da nuevos mandamientos.

Pasamos al capítulo 3 del Génesis y nos encontramos en el instante fatal que cambiaría drásticamente las condiciones de vida de toda la humanidad. Considere que esto ocurrió hace 6.000 años aproximadamente; En aquel tiempo, los animales eran mansos y la tierra no tenía las maldiciones que hoy tiene.

Lo primero que debemos hacer es identificar a la serpiente antigua que dialoga con Eva; la Biblia es el único libro que debemos consultar si queremos obtener respuestas verdaderas a las interrogantes bíblicas. Estimado lector, ¡jamás utilice otro libro para este propósito! La respuesta para identificar quién es esta serpiente la encontramos en:

Apocalipsis 12:9 “Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él”

Apocalipsis 20:2 “Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás …”

Otra escritura que debemos tener presente es: Juan 8:44 “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”

Ahora, teniendo esto en mente, estamos en mejores condiciones para revisar Génesis 3.

Génesis 3

Versículo                    Acción            [Importante: No olvide leer en su Biblia los versículos de referencia.]

 

1         El diablo, tergiversando la palabra de Jehová Dios, habla a la mujer.

2-3       La mujer responde a Satanás, confesando que Jehová Dios había dado mandamientos claros y precisos y que también estaba consciente de que moriría si no lo obedecía.

4         El diablo dice: No moriréis.

5         Satanás asegura que seremos como Dios si comemos del fruto de la ciencia.

6         En este versículo encontramos los elementos que han sumido a nuestra humanidad en el tenebroso punto de auto destrucción en que se encuentra.

 

Leamos Génesis 3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer (observación), y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría (razonamiento); y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella (experimentación)” Si le parece familiar este accionar, no se extrañe, es el mismo método científico que usted conoce: observación, razonamiento, experimentación; y no es de extrañar, pues el árbol del que comen Adán y Eva es el árbol de la ciencia del bien y el mal. La conclusión de este experimento la encontramos en el versículo 3:7; sigamos analizando:

Génesis 3

Versículo                    Acción            [Importante: No olvide leer en su Biblia los versículos de referencia.]

 

7       Adán, al ignorar las ordenes de Jehová Dios por escuchar la voz de su mujer, condena a muerte a toda la humanidad y por ésta imperdonable desobediencia de un hombre, se introduce el pecado en el mundo y se transmite por medio del varón (no por la mujer) de generación en generación. No olvidar que el hombre es la cabeza del matrimonio, y es él quien en definitiva responde ante Dios, tal como lo explica el Apóstol Pablo en la epístola a los romanos: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12)

8              Era tan buena la relación que Jehová Dios había establecido con el ser humano, que Adán y Eva estaban ante la presencia de Jehová Dios, hablaban cara a cara y por supuesto lo veían con sus propios ojos, pero la desobediencia humana arruinó por completo esta relación.

9              Jehová Dios llama al hombre ante su presencia y lo interroga.

10          Respondió el hombre lo que primero aprendió: ¡Que estaba desnudo!

11          Jehová Dios pregunta al hombre, dándole una oportunidad para arrepentirse.

12-14El hombre, en lugar de asumir su falta y actuar como verdadero hombre, culpa a la mujer. La mujer al ser interrogada por Jehová Dios, tampoco reconoce su culpa: se justifica diciendo que la serpiente la engañó. Jehová Dios aplica inmediatamente sanción a la serpiente.

15     Primer anuncio de la venida del Mesías; éste nacerá de la descendencia de la mujer y no de la descendencia del hombre, pues María queda embarazada por el Espíritu Santo, por eso el Señor es el único ser humano libre del pecado original (la desobediencia), no así el resto de la humanidad, que nace cargando el pecado original, incluyendo a la madre de Jesús, María. El Señor será herido en el talón (a esto equivale la muerte del Señor) pero el Señor aplastará la cabeza a la serpiente (con la resurrección del Señor).

16     Es sancionada la mujer.

17-24  Por haber oído la voz de su mujer, el hombre es severamente sancionado: Dios vistió al hombre y a su mujer con túnicas de pieles, la tierra es maldecida, quedan sin acceso al árbol de la vida y son Expulsados del Paraíso.

 

En resumen:

Luz, plantas, animales, universo, hombre y todo lo conocido: fue creado por JEHOVÁ DIOS.

Volvamos nuevamente a Juan 1 y continuemos en los versículos 9 al 18 “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. 10En el mundo estaba, y el mundo por Él fue hecho (por El Verbo); pero el mundo no le conoció. 11A lo suyo vino (Israel), y los suyos no le recibieron (lo mataron, como estaba profetizado) 12Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre (Jesús o Yáshua), les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. 14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre [Jesús de Nazaret]) lleno de gracia y de verdad. 15Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo: Este es de quien yo decía: El que viene después de mí, es antes de mí; porque era primero que yo. 16Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. 17Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. 18A Dios nadie le vio jamás (Al Padre); el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer.” Es importante recordar que Adán y Eva veían a Jehová Dios cara a cara (Génesis 3:8); El profeta Isaías también vio a Jehová de los ejércitos (Isaías 6:1-5) Abraham estaba delante de Jehová (Génesis 18: 22). Ésta aparente contradicción queda explicada por el Apóstol Pablo en la carta a los Filipenses 2:5-10 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, siendo en forma de Dios (Jehová Dios), no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres (hecho uno de nuestros semejantes [[3]]) 8y estando en la condición de hombre (Jesús), se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

Lo que el Apóstol explica a los filipenses, es que Jesús es el mismo Jehová Dios.

 

Pablo también aclara este punto en 1 Corintios 10:1-4: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube (Éxodo 14:19), y todos pasaron el mar; 2y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, 3y todos comieron el mismo alimento espiritual, 4y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo” Y en Colosenses 1:15-20 declara: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 16Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de Él y para Él. 17Y Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él subsisten; 18y Él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, Él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; 19por cuanto agradó al Padre que en Él habitase toda plenitud, 20y por medio de Él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz” En Apocalipsis 4:11 dice: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”

El Señor se ha manifestado a la humanidad de muchas maneras (Hebreos 1:1) (1Corintios 10:4). Una forma muy importante la encontramos en Génesis 14:18-19 “Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; 19y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra” Hebreos 7:1-3 explica este momento: “Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, 2a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; 3sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.” En Hebreos 5: 5-10 leemos “Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy. 6Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec. 7Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. 8Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; 10y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec”; Hebreos 8:11Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos” es decir: Jesús es el mismo Melquisedec.

Hechos 17:24-28 “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, 25ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues Él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. 26Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; 27Para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. 28Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos…”

Colosenses 2:8-10 “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. 9Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de La Deidad, 10y vosotros estáis completos en Él, que es la cabeza de todo principado y potestad.”

Para poder cumplir con lo anunciado en Génesis 3:15, esto es aplastar a la serpiente en la cabeza, el propio Creador tuvo que en la condición de hombre obedecer la palabra de Dios. Si Eva hubiese hecho caso a Jehová Dios y no hubiese comido del árbol de la ciencia del bien y del mal, y si Adán no hubiera dejado entrar el pecado escuchando la voz de su mujer, todavía la humanidad podría vivir en el paraíso. Piense por un momento en lo fácil que era para Adán y su mujer obedecer a Jehová Dios y compárelo con el precio que debió pagar nuestro Señor.

CAPÍTULO II

 EL PRECIO DEL PECADO

 

1 Corintios 6:20: “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”

Juan 10:17-18: “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre

 

En el mes de abib o nisan (marzo o abril) de hace aproximadamente 2000 años, el Señor se disponía a celebrar la Pascua como acostumbraba a hacerlo todos los años (Éxodo 12), pero esta celebración sería distinta a las anteriores, pues sería la última vez que la guardaría con sus discípulos, ya que se acercaba el momento que Dios había determinado para volver al Padre de donde había salido; Este instante queda retratado en Juan 13:1 “Antes de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin (hasta lo sumo)” El día 14 de ese mes (abib), al atardecer, el Señor comienza a recordar la salida de los israelitas de Egipto (la Pascua), pero en esta ocasión revela la dimensión espiritual de la ceremonia y establece el Nuevo Pacto, tal como estaba profetizado con alrededor de 600 años de anticipación en Jeremías 31:31-34. Pasemos a Marcos 14:22-26 “Y mientras comían, Jesús tomó pan y bendijo, y lo partió y les dio, diciendo: Tomad, esto es mi cuerpo. 23Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron de ella todos. 24Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada. 25De cierto os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios. 26Cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte de los Olivos.”

Es posible que nosotros, los seres humanos, no nos demos cuenta del daño que puede provocar el pecado (infracción de la ley [1 Juan 3: 4]) El Señor nos entregó su ley para protegernos, la ley de Dios es para el beneficio de toda la humanidad; ¡Jamás acepte insinuación alguna de que Dios tiene un despropósito con nosotros!, ¡No siga el ejemplo de Eva! ¿Ha notado que cuando se comete un pecado siempre existe un inocente que paga las consecuencias? Los pecados de toda la humanidad tuvieron que ser pagados por el más inocente de todos los seres humanos que han habitado esta tierra. Volvamos a esa Pascua: El Señor, consciente del terrible momento que venía, en su angustia clama al Padre para que lo libre de este trago amargo, suplica al único que lo podía librar de esa hora, pero lamentablemente Adán, Eva y el resto de la humanidad habíamos sellado la suerte del Señor y no existiendo alternativa Jesús se somete mansamente, como un cordero, a la voluntad del Padre. El momento que tuvo que pasar el Señor para perdonar nuestras transgresiones es difícil de imaginar, pero Mateo en su libro nos aproxima un poco, pasemos a Mateo 26:37-44 “Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. 38Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. 39Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. 40Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? 41Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. 42Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad. 43Vino otra vez y los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño. 44Y dejándolos, se fue de nuevo, y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras” El relato de Lucas nos describe el angustioso momento que debió vivir el Señor; Lucas 22: 44 “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”. Considere que Jesús sabía perfectamente lo que le esperaba, leamos Salmos 22:14 / 16-18: “14He sido derramado como aguas, Y todos mis huesos se descoyuntaron; Mi corazón fue como cera, Derritiéndose en medio de mis entrañas”…“16Porque perros me han rodeado; Me ha cercado cuadrilla de malignos; Horadaron mis manos y mis pies. 17Contar puedo todos mis huesos; Entre tanto, ellos me miran y me observan. 18Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes” El propio Señor, aproximadamente 700 años antes, lo había anunciado por medio del profeta en Isaías 53; Leemos: “1¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? 2Subirá cual renuevo delante de Él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en Él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. 3Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de Él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. 4Ciertamente llevó Él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5Mas Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en Él el pecado de todos nosotros. 7Angustiado Él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8Por cárcel y por juicio fue quitado; Y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. 10Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 11Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. 12Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo Él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores”

Este relato se materializó hace 2000 años aproximadamente, tal como lo leemos en Mateo 27:27-31 “Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio, y reunieron alrededor de Él a toda la compañía; 28y desnudándole, le echaron encima un manto de escarlata, 29y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas, y una caña en su mano derecha; e hincando la rodilla delante de Él, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos! 30Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza. 31Después de haberle escarnecido, le quitaron el manto, le pusieron sus vestidos, y le llevaron para crucificarle” v. 37-51 “Y pusieron sobre su cabeza su causa escrita: ESTE ES JESÚS, EL REY DE LOS JUDÍOS. 38Entonces crucificaron con Él a dos ladrones, uno a la derecha, y otro a la izquierda. 39Y los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza, 40y diciendo: Tú que derribas el templo, y en tres días lo reedificas, sálvate a ti mismo; Si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz. 41De esta manera también los principales sacerdotes, escarneciéndole con los escribas y los fariseos y los ancianos, decían: 42A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en Él. 43Confió en Dios; líbrele ahora si le quiere; porque ha dicho: Soy Hijo de Dios. 44Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con Él 45Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. 46Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? 47Algunos de los que estaban allí decían, al oírlo: A Elías llama éste. 48Y al instante, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la empapó de vinagre, y poniéndola en una caña, le dio a beber. 49Pero los otros decían: Deja, veamos si viene Elías a librarle. 50Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. 51Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron”

 

 ¡El Señor fue molido por nuestros pecados, este es el precio pagado por nuestras rebeliones!


Antes de pecar:

¡Recuerde que siempre, algún inocente es dañado por nuestras transgresiones!

 

CAPÍTULO III

 ¿POR QUÉ EL PADRE ACEPTA EL SACRIFICIO DEL SEÑOR? 

 

Ocuparemos una analogía para entender por qué Dios acepta el sacrificio del Señor. Suponga que usted es un gran artista y hace una obra maestra de gran valor; Pregunta: ¿Qué tiene más valor, usted o su obra? ¡Evidentemente el autor es mucho más valioso! Ciertamente usted como creador podría mejorar la obra realizada o hacer una nueva. Si entiende y está de acuerdo con esta lógica entonces usted podrá comprender por qué:

 ¡No hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos!

 ¡La vida de nuestro Creador vale más que toda Su creación!

 

La Biblia está llena de profecías que nos declaran quién es el Señor, lea usted mismo:

Isaías 9:6-7 “Porque un niño nos es nacido (Jesús), hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite…”

Mateo 1:23 / Isaías 7:14 “He aquí, una virgen (María) concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros

Apreciado lector, que no le engañen, el autor de la vida (Hechos 3:15) declara de su propia boca: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” Juan 14:6; “Yo y el Padre uno somos” Juan 10:30; “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo Soy” (Juan 8:58)  “Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él”(Juan 5:46)

No existe otro Mesías, “Este Jesús es la piedra reprobada por los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. 12Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos Hechos 4:11-12.

Hebreos 1:1-3 “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 3el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.” V. 8-10. “Mas del Hijo dice: Tu trono, Oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. 9Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros. 10 Y: Tú, Oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos(Hebreos 2:8-10)Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a Él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas. 9 Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. 10Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.”

 

 CAPÍTULO IV

 ¡EL NUEVO PACTO NO ES SINÓNIMO DE LIBERTINAJE!

  

Cuando un niño recibe un obsequio de su padre, no se cuestiona si su progenitor tiene algún despropósito con él, simplemente lo disfruta; si este niño es un buen hijo, lo agradecerá y por supuesto cuidará su regalo. De igual modo, usted puede recibir la vida eterna de parte del Padre, un regalo inmerecido, un obsequio que humanamente sería imposible de obtener; Dice el Señor: “De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él” (Lucas 18: 17) Ahora bien, una cosa es que se nos regale la vida eterna sin más requisito que arrepentirse, creer de corazón que Dios levantó al Señor de los muertos y bautizarse (Marcos 16:16) (Romanos 10:9) y otra muy distinta es el cuidado que debemos poner al conducirnos por este mundo, como lo leemos en: Filipenses 2:12 “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”, como dice el Apóstol Juan: “El que dice que permanece en Él, debe andar como Él anduvo” (1 Juan 2:6) El Señor nos ordena: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”(Mateo 5:48), ¡No se conforme con menos!, ¡Que no le engañen! Las siguientes escrituras le darán luz.

Romanos 8:1-4 “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. 2Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 3Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne”; El versículo 4 lo tomaremos de la Biblia Dios Habla Hoy versión popular, pues esta versión muestra mejor otro propósito del sacrificio del Señor: “Lo hizo para que nosotros podamos cumplir lo que la ley ordena, pues ya no vivimos conforme a la naturaleza del hombre pecador sino conforme al espíritu”

1 Corintios 6:9-10 “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”

Apocalipsis 22:15 “Mas los perros (Gente de vil calaña; Homosexuales) estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira”

Romanos 2:6-8 “el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: 7vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, 8pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia”

Hebreos 10:26-31 “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, 27sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. 28El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. 29¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? 30Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo.  31¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo! ”

Hebreos 6:4-6 “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, 5y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, 6y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio”

1 Timoteo 6:13-16 “Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, 14que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, 15la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, 16el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno”

Juan 14:15 “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

1 Juan 3: 4-10 “Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 5Y sabéis que Él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en Él. 6Todo aquel que permanece en Él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. 7Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como Él es justo. 8El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. 9Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. 10En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios”

Efesios 5:3-7 “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías (chistes torpes), que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. 5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 7 No seáis, pues, partícipes con ellos”

1 Timoteo 2:9 “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia…” Sin pudor y desnudez se pervierte fácilmente al ser humano (Levítico 18 / 20) (Habacuc 2:15) Vea el juicio de Dios sobre Sodoma y Gomorra (Génesis 19)

CAPÍTULO V

 ¡VENGA TU REINO, HÁGASE TU VOLUNTAD!

 

Apreciado lector, el Señor enseñó que debíamos pedir que Su Reino se estableciera en la Tierra (Mateo 6:10 / Lucas 11:2), y también nos advirtió que nos tratarían de engañar en el último tiempo (Mateo 24:4 / Marcos 13:5-6) Es muy extraño que siendo tan conocido el Padre nuestro, donde se pide que venga El Reino, se halla masificado la creencia pagana de la transmigración de las almas; que una vez muertos nos vamos en forma consciente al Paraíso u otro sitio. Esto es muy distinto de lo que la Biblia enseña; Lea:

Muerte: lo que pasa cuando morimos

La escritura dice que la vida eterna se obtendrá cuando el Señor traiga Su Reino a la Tierra. Los que murieron en Cristo resucitarán y los que estén vivos serán transformados, pero los otros muertos resucitarán en cuerpo físico mil años después, para el juicio que dura 100 años (Isaías 26:19 / Ezequiel 37 / 1 Corintios 15: 21-28 / 2 Timoteo 4: 8)(Isaías 65: 20-25) Durante el milenio Satanás será encerrado, pero al final de este período es dejado en libertad para que engañe a las naciones con el propósito de permitir a los seres humanos optar libremente por Dios o por el camino del diablo. Considere que la Tierra en ese momento es un gran Paraíso gobernado por El Rey de Reyes que no tendrá las maldiciones actuales; Los animales no dañarán al hombre y todos conocerán las leyes de Dios (Isaías 2:1-4 / 11:6-9 / Miqueas 4:3 / Zacarías 9: 10 / Apocalipsis 20:1-15)

Finalmente, cuando la mayoría de los seres humanos obtengan la vida eterna, Dios, El Padre, descenderá del cielo en la santa ciudad, la Nueva Jerusalén que es un cubo de 2.200 kilómetros de arista y Dios mismo estará con los hombres como su Dios (Apocalipsis 21:1-27)

Lea por favor los siguientes versículos:

Isaías 26:19 “Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos

1 Corintios 15:21-28 “Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. 24Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 25Porque preciso es que Él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. 27Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a Él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a Él todas las cosas. 28Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a Él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.”

Isaías 65:20-25 “No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. 21Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. 22No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos.23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos 24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 25El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.”

Isaías 11:6-9 “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.7La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. 8Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. 9No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar”

Miqueas 4:3 “Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra”

Apocalipsis 20:1-15 “Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. 2Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; 3y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. 4Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; Y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. 5Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. 6Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. 7Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, 8y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. 9Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. 10Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. 11Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. 12Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; Y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 13Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. 14Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. 15Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”

Apocalipsis 21:1-27 1Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. 2Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. 3Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. 5Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. 6Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. 8Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. 9Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. 10Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, 11teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal. 12Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel; 13al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al sur tres puertas; al occidente tres puertas. 14Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero. 15El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro. 16La ciudad se halla establecida en cuadro, y su longitud es igual a su anchura; y él midió la ciudad con la caña, doce mil estadios (2.200 Kms.); la longitud, la altura y la anchura de ella son iguales. 17Y midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos (65 mts.), de medida de hombre, la cual es de ángel. 18El material de su muro era de jaspe; pero la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio; 19y los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, ágata; el cuarto, esmeralda; 20el quinto, ónice; el sexto, cornalina; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista. 21Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio. 22Y no vi en ella templo; Porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. 23La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. 24Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. 25Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche. 26Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella. 27No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero”

 

Apreciado lector, las siguientes palabras son del Señor: “13Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. 15Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20Así que, por sus frutos los conoceréis. 21No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7:13-23)

¡No todos somos hermanos! “Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. 9Mas  vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él (Romanos 8:7-9)

El Reino de Dios está a las puertas, nuestra sociedad ha tomando una postura amoral, los humanos se han vuelto a pasiones vergonzosas, pues aun las mujeres han cambiado el uso natural por el que es contra naturaleza, de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encienden en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres (Romanos 1) Esta sociedad está fomentando la proliferación de toda clase pervertidos, y el resultado será obviamente la obtención de una sociedad completamente pervertida. No se deje engañar: la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23) El diablo dijo a Eva en el Jardín del Edén “no moriréis”; usted ya sabe el resultado y quién es el padre de mentira: no le crea a Satanás. Siguiendo con el desarrollo científico jamás seremos como Dios y nunca podremos controlar la creación. La desobediencia al Eterno Dios ha condenado al mundo actual a un desenlace de autodestrucción inevitable y si el Señor tardara en venir, el mundo sería completamente aniquilado por el mismo ser humano, o mejor dicho: ¡Aniquilado por el mismo ser inhumano!

Nuestra sociedad desafía al Creador y está atestada de toda injusticia: fornicación, perversidad, avaricia, maldad, envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; Seres inhumanos, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia. Se debe dejar claramente establecido que fue Dios quien creó El árbol de la Ciencia del bien y del mal: el ser humano sólo ha mal utilizado un conocimiento para el cual no está capacitado. Nuestra sociedad ha llegado al colmo de la maldad: los científicos han clonado cuerpos humanos. Verdaderamente, si Dios no interviniera, la raza humana sería aniquilada por estos necios, a cuyas mentes entenebrecidas no les importa el potencial destructivo de sus lucrativas actividades. Los frutos están a la vista, cada día niños de menor edad se inician en el tabaco, la droga, el alcohol y el sexo. “Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré” (2 Corintios 6:17)

 

Para finalizar este punto se recuerda: Examinadlo todo; retened lo bueno 22Absteneos de toda especie de mal 23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tesalonicenses 5:21-23)

Esperando en el Señor que estas palabras sirvan para la edificación de los que con humildad se acerquen y sometan sin temor ni condiciones a la voluntad de Dios, nos despedimos deseándoles que: “Gracia y paz sean a vosotros, de Dios el Padre y de nuestro Señor Jesucristo, 4el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre, 5 a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.” (Gálatas 1:3-5)

 

 ¡NO OLVIDE, EL SEÑOR VUELVE AHORA!

 

27 Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo. 28 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 29 Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. 30 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. 31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Jesús) (Marcos 13:27-31)

 

Algunos errores en la traducción de la Biblia Reina-Valera 1960:

 

1 Juan 5:7                    Debe decir: “Pues tres son los que testifican”  El resto no corresponde.

Apocalipsis 1:11         No debe decir: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último.

Mateo 20: 16              No debe decir: porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.

Marcos 14 v.68          No debe decir: y canto el gallo, v.72 la segunda vez, ni dos veces

Lucas 14:26               Dice: y no aborrece, debe decir: y no ama menos.


[1]              ([1]) Jesús (Yesúa) Significa: Yáhue Salva.  Jehová (Yáhue) significa: El Eterno.

[2]              ([2]) Gentil: Idólatra o Pagano.

Idolatrar: Adorar ídolos (personas u objetos inanimados)

Paganismo: Adoración de imágenes u objetos de culto; Adoración de muchos dioses; Politeísmo.

 

[3]              ([3])Nuevo Testamento interlineal griego-español de Francisco Lacueva

 

Descargar en PDf

Descargar en e-pub